Planifica tu obra

  • Planifica tu obra

    ¿Te has comprado un nuevo piso? ¿Estás aburrido de ver tu casa "como siempre"?

    Si es así, quizás sea el momento de plantearte una remodelación.

    Realizarla no es una labor imposible, pero se ha de planificar con antelación y tener una visión final muy clara de lo que realmente se desea.

    Cada vivienda se ha de adaptar a los gustos y necesidades de sus ocupantes.

  • 1 Dibuja tu sueño

    Lo primero que se ha de decidir es el estilo que se desea, teniendo en cuenta el espacio del que se dispone, las zonas de luz natural, así como la orientación de la vivienda.

    Actualmente, el estilo minimalista está creando grandes influencias Los espacios abiertos y la simplicidad de los elementos, dan una sensación de elegancia y amplitud.

    Medita cuál podría ser la distribución más adecuada para cubrir esas necesidades, qué quieres aprovechar de lo que tienes actualmente y que materiales y acabados te gustarían o te convendrían más.

    Piensa en cuáles son tus necesidades no sólo de ahora, sino las futuras.

  • 2 Plano datallado

    Es conveniente la realización de un plano de la vivienda incluyendo las medidas de todas las estancias y situar puertas y ventanas (te recomendamos el uso de papel milimetrado).

    Este plano te será muy útil a la hora de remodelar baños y cocinas, ya que es complicado hacerse a la idea y distribuir el espacio correctamente.

    Hay que tener en cuenta la funcionalidad de cada uno de estos espacios.

  • 3 Permisos

    Para realizar la remodelación de una vivienda, generalmente, hay que solicitar un permiso de obras.

    Hay dos tipos de permisos, los de obra mayor (que son los que afectan a reestructuraciones como las aperturas de puertas y ventanas que modifiquen la fachada de la vivienda, cambios de paredes maestras) y los de obra menor (en estos se incluyen los pavimentos, alicatados, remodelaciones de baños).

    Para asegurarse del tipo de permiso a solicitar, hay que consultar al Ayuntamiento de tu localidad, donde informan sobre los permisos y cómo solicitarlos.

    Nosotros te podremos informar y, si lo deseas, encargarnos de todos los trámites.

  • 4 Recursos Económicos

    Tú mejor que nadie sabes de cuánto dispones para llevar a cabo tu proyecto.

    Calcula cuánto puedes invertir en tu sueño.

    Ten en cuenta que no hay que pensar solamente en los gastos de obra sino también en los relacionados: electrodomésticos, cortinas, muebles, mudanza, etc.

  • 5 Elige tu empresa

    Gestionar una obra requiere un tiempo y una experiencia de los que no todo el mundo dispone.

    Si bien puedes gestionar tu reforma por tí mismo, si no posees ese tiempo o esa experiencia, es muy aconsejable buscar una empresa que gestione tu obra o proyecto: plantearlo, planificarlo y ejecutarlo correctamente te permitirá ahorrar tiempo y dinero, y evitarás problemas.

    Elegir una empresa eficiente en la gestión de obras no hará que tu proyecto sea más "caro", ya que te beneficiarás de su experiencia y de los acuerdos a los que haya llegado con proveedores de productos y servicios.

  • 6 Presupuestos

    Es muy importante tener claro el tipo de remodelación que se va a realizar.

    Sea de la forma que sea, nunca nos conformaremos con un presupuesto único.

    Solicitar un desglose en el presupuesto puede ser muy útil para poder comparar.

    Hay que calcular detenidamente el coste del proyecto y dejar un margen de un 15% sobre el total para posibles problemas que puedan surgir.

  • 7 Vivienda alternativa

    Si vas a hacer una remodelación completa, piensa en todas las incomodidades de vivir en tu hogar mientras se realiza:

    Debes pensar entonces en utilizar una vivienda alternativa durante el tiempo que duren las obras.

    Nosotros podemos encargarnos de encontrarte una vivienda de alquiler de corta estancia.

  • Saca el mayor provecho

    Si lo que de verdad deseas es sacar el mayor provecho de tu espacio y tus recursos, no cometas el error de pensar que por ahorrar unos euros puedes prescindir de una asesoría profesional.

    Al contrario: además de ahorrarte todos esos quebraderos de cabeza, si te rodeas de un equipo de profesionales tendrás la completa certeza de que habrás aprovechado al máximo las posibilidades de tu casa.

    No te arriesgues a que desaparezca a mitad de una obra tu fontanero y que se quede detenida durante semanas. Elige una empresa que coordine los oficios y que se responsabilice de que cada cual haga su tarea en el debido momento.